www.oroinformacion.es

La industria fotovoltaica y química consumirá 600 millones de onzas de plata hasta 2020

La industria fotovoltaica y química consumirá 600 millones de onzas de plata hasta 2020

Aparte de su valor intrínseco, la posibilidad de convertirlos en obras de arte y su valor económico como refugio, los metales preciosos tienen también una aplicación en la industria. En el caso de la plata, sus principales usos industriales son la fabricación de células fotovoltaicas y como catalizador para la producción de óxido de etileno, una sustancia utilizada para esterilizar equipos quirúrgicos, como anticongelante y para fabricar poliéster.

Tan solo estos dos usos de la plata consumirán una media anual de 120 millones de onzas de plata entre 2016 y 2020, un 32% más que los niveles de 2015, según los datos ofrecidos por The Silver Institute.

Este aumento de la demanda en el sector fotovoltaico se explica por las previsiones de aumento del número de paneles solares que se van instalar, una cifra que se espera que se incremente en los próximos años debido al endurecimiento de la legislación sobre emisiones de carbono, las políticas gubernamentales y el coste por gigavatio de electricidad generada por instalaciones fotovoltaicas.

Todo ello va a provocar un incremento en el consumo de plata, a pesar de que la fabricación de células para paneles solares cada vez requiere menos gramos de este metal.

Según el informe de The Silver Institute, 2018 va a ser un punto de inflexión para la demanda de plata debido a la construcción de un número récord de instalaciones solares. De hecho, el uso de la plata en el sector fotovoltaico será en 2018 un 75% superior a las cifras de 2015.

Por otro lado, el óxido de etileno es una materia prima imprescindible para la fabricación de un gran número de productos plásticos y químicos, el más importante de los cuales es el etilenglicol, que se utiliza en la producción de anticongelantes, y el PET, una resina de poliéster que se utiliza para fabricar fibras textiles, botellas de plástico y envases de alimentación.

La demanda de óxido de etileno va a incrementarse también en los próximos años debido a las necesidades crecientes de anticongelantes por parte del mercado automovilístico, que se va a incrementar hasta 2020 liderado por China, Europa y los Estados Unidos.

El tirón de la industria automovilística junto con la de los envases PET van a incrementar las necesidades de óxido de etileno, con una demanda prevista de alrededor de 30 millones de onzas de plata hasta 2020.