www.oroinformacion.es

El oro que se fue, vistazo rápido a 2016

Al cerrar un año siempre volvemos la vista atrás y nos preguntamos: ¿cómo fue el año, en este caso 2016, para el oro?

El oro viene ganando una media de un 6 por ciento año tras año y el de 2016 ha resultado mucho mejor que el pasado 2015, cuando los bullion llegaron a perder hasta un 12 por ciento respecto a 2014. Mientras que ahora se alcanzó hasta un 8 por ciento de ganancias desde la salida a los mercados el día 4 de enero, con un precio de 1.072,70 dólares por onza, hasta el pasado 30 de diciembre que alcanzó 1.159,10 dólares onza en el London Bullion Market. En total, los inversores en oro físico obtuvieron al final de 2016 unos beneficios de 86,4 dólares por onza.

Sin embargo, el rendimiento del oro durante los 365 días que acaban de pasar ha sido algo decepcionante para algunos inversores, ya que el metal amarillo perdió una gran cantidad de oportunidades de estar en la cresta de la ola de un rally alcista. ¿O tal vez esos inversores creyeron erróneamente en ciertos escenarios de desgracia y oscuridad sobre el mundo después de la victoria del Brexit en Gran Bretaña o de Donald Trump en las elecciones presidenciales de Estados Unidos?

En términos generales, hubo dos importantes manifestaciones este año que acabamos de despedir: la primera fue a principios de 2016, debido a los temores sobre la economía mundial provocada por la turbulencia del mercado bursátil de China y las consecuencias de los tipos de interés negativos. La segunda, ocurrió a caballo entre junio y julio debido a las preocupaciones sobre el voto del Brexit. Evidentemente, la desaceleración de China, el referéndum británico y las elecciones presidenciales de Estados Unidos no condujeron a ningún fin del mundo. Además, la economía de los Estados Unidos se comportó sorprendentemente resistente, lo que probablemente fue el mayor contratiempo para el mercado del oro en 2016.

Estos rallies demostraron claramente que el oro es un activo seguro. Esta es una buena noticia para los “toros” de Wall Street sobre el oro. Y una pista importante para los inversores de oro a largo plazo. Basta concentrarse en el comportamiento del dólar estadounidense y en la dinámica de las tasas de interés reales, entendiéndose como factores fundamentales, junto a la situación técnica, por supuesto, también muy importante en la inversión de oro. 2016 fue otro año de significativa correlación negativa entre el oro y el dólar, o entre el oro y los tipos de interés reales.

Por otra parte, los precios del oro también se relacionaron de manera importante con las probabilidades de las subidas de la Fed en el futuro cercano, razón por la que los inversionistas en oro deben mirar cuidadosamente la política monetaria de los EEUU y su impacto en el sentimiento del mercado hacia los metales preciosos.

En resumen, 2016 fue un año fascinante para el mercado del oro. Ahora, dejemos atrás el pasado y centrémonos en el futuro. ¿La clave? Manténganse informados. “Oroinformación” les irá dando pistas.