www.oroinformacion.es

En China, no es oro físico todo lo que reluce

En China, no es oro físico todo lo que reluce

En un post publicado en su blog de Bullion Star, Koos Jansen revela que los bancos chinos en realidad poseen mucho menos oro físico del que sus balances parecen demostrar, debido a que realizan operaciones sintéticas por medio de swaps, que implican tomar prestado y oro para inmediatamente prestarlo y obtener unos puntos básicos de beneficio.

Según Jansen, a finales de 2015 el agregado de “activos en metales preciosos” en los balances de los 16 bancos comerciales que operan en China se elevaba a 598.000 millones de yuanes, lo que equivale aproximadamente a 2.682 toneladas de oro.

Pero lo cierto es que los bancos chinos realizan de forma habitual lo que el bloquero llama “arrendamientos sintéticos” o swaps. Mediante estas operaciones los bancos pueden presumir de activos en metales preciosos, pero no de pasivos. Así que puede parecer, superficialmente, que las entidades poseen oro, cuando la realidad es que no lo tienen.

Jansen también subraya que los swaps pueden ejecutarse con bancos extranjeros, por lo que el oro se importa en el mercado doméstico. “Y el hecho de que los bancos chinos hayan estado importando miles de toneladas de oro en los últimos años, no sería una sorpresa que estas operaciones hayan influido en la partida de metales preciosos de sus balances”, revela el analista.

Su conclusión es que en realidad los bancos no acumulan tanto oro físico como aparentan, y como algunos analistas especulan, ni se están preparando para un nuevo estándar del oro diseñado por el Banco Popular de China.

La operativa es relativamente sencilla: el banco toma prestado oro de forma sintética a través de un swap, y lo presta, a cambio de unos puntos básicos extra. Es decir, una especie de ‘lease back’.

Cámaras acorazadas

El autor explica también que la mayoría de las cámaras acorazadas de la Bolsa de Oro de Shanghai (SGE, por sus siglas en inglés) son propiedad de los bancos comerciales, aunque reconocidas por la SGE como “cámaras designadas”.

Hay otras empresas que también poseen estas cámaras designadas, como las empresas de joyería de la región de Shenzhen, el centro de la industria de joyería más importante del país.

Sin embargo, las cámaras de oro del SGE no aparecen en los balances de los bancos que custodian el metal, sino sólo en los balances de los propietarios.