www.oroinformacion.es

El período de oro de Gustav Klimt

El período de oro de Gustav Klimt
Ampliar

El artista austriaco Gustav Klimt (1862-1918) realizó una extensa obra pictórica definida como una de las más originales de finales del siglo XIX. Klimt combina el naturalismo expresivo de los sentimientos con el decorativismo. La realidad y, al mismo tiempo, la alegoría a lo mitológico; la sencillez de las figuras, junto con la gran ornamentación de las mismas.

Klimt es una de las personalidades artísticas más atrayentes del siglo XX. La mayor parte de su obra original está expuesta en el Museo Belvedere de Viena, donde convive además con obras maestras de Schiele, Kokoschka, Waldmüller, Amerling, Fendi y Hausner, entre otros pintores.

Juventud y formación del pintor

Gustav Klimt nació en Viena, el 14 de julio de 1862. La familia Klimt era muy numerosa y no tenía recursos suficientes para salir adelante pero, a pesar de la precaria situación económica, el joven Gustav logró entrar en la Escuela de Artes y Oficios del Museo Austriaco de Arte e Industria (Viena) donde consiguió una Matrícula de Honor en el primer examen. Lo que le permitió seguir adelante con sus estudios hasta que se graduó en 1883.

Retrato de Gustav Klimt

Las obras que el pintor realizó durante su aprendizaje distan mucho del estilo que le convertiría en uno de los artistas más destacados del siglo XX. En primera instancia, el artista realizó diversas copias de cuadros, yesos y decoraciones. Gracias a las pinturas de desnudos al natural que realizó, consiguió llegar a uno de los niveles más elevados de la Escuela.

En el año 1888, terminó la decoración del auditorio de Burgtheater, que le había sido encargada. Klimt obtuvo un alto reconocimiento tras serle otorgada en 1893, por el emperador Francisco José, la Cruz de Oro al Mérito por su calidad como artista. Fue en esta época donde el estilo del pintor cambió gracias a unos viajes que realizó por Europa en 1889, donde comenzó a incrustar en sus obras pigmentos de oro.

El período del oro

La muerte de su hermano Ernst, con el que compartía talento artístico, y la separación con su compañero de oficio Franz Matsch, le llevó a una ruptura con su estilo, embarcándose entonces en el simbolismo e impresionismo que invadía el mundo cultural europeo a finales del siglo XIX.

Su arte se vio influido por el color dorado de los mosaicos que conoció durante un viaje que realizó a Ravena, en 1903. Las figuras femeninas, la sensualidad y el dorado se convirtieron en los elementos principales de la obra de Klimt en el nuevo siglo.

El oro aparece al mismo tiempo que el pintor comienza a dibujar a una mujer joven y desnuda, que muestra su cuerpo sin pudor, conocida como Nuda Veritas. El color dorado comienza a dominar en la mayor parte de sus cuadros a partir de la obra Judith I,de inspiración bíblica.

Cuadro de Judith I, 1901, óleo y pigmentos de oro sobre lienzo.

Con Judith I se abre la etapa más conocida del pintor, que ornamentaba la mayor parte de sus cuadros con pan de oro. Gustav Klimt fue uno de los protagonistas del movimiento Art Nouveau (Modernismo) que se embarcó en la creación de mosaicos y cuadros inspirados en la historia bíblica y mitológica. Los temas principales de las obras que realizó en esta etapa artística fueron la sexualidad, la feminidad, el amor y la muerte.

La mayor parte de la fabricación de obras y la ornamentación de mobiliario y superficies arquitectónicas con pan de oro se dio en Alemania y en Italia. El pan de oro consistía en una lámina extremadamente fina de oro batido. Además de las hojas de oro, muchos pintores y escultores usaron otros metales como la plata o el estrato para decorar sus obras, como sigue siendo el caso de Klimt, quien no solo utilizó oro sino que añadió también pequeñas hojas de plata a algunas de sus obras. La combinación del oro y plata en el pintor austriaco se aprecia claramente en la recreación del erotismo y la belleza en la obra Serpientes de agua. En esta obra, Klimt utiliza técnicas variadas, como acuarela sobre pergamino, aunque la aplicación de finas láminas de oro y plata logró que el cuadro tuviera un gran efecto cromático.

Cuadro Serpientes de agua I, 1904-1907, pintura dorada sobre pergamino.

A pesar de la cantidad de mosaicos, dibujos y pinturas que Klimt realizó, las obras más notables en esta etapa fueron el retrato de Adele Bloch-Bauer I (Judith I) en 1907 y Der Kuss (El beso) en1907-1908.

Cuadro El Beso, 1907-1908. Óleo con laminillas de oro y estaño sobre lienzo.

La obra de Klimt en euros de oro

Con motivo de la celebración del 150 aniversario del nacimiento del líder del movimiento Art Nouveau, Gustav Klimt, la Münze Österreich (Casa de la Moneda de Austria, Ceca de Viena) inició la emisión de una serie de cinco monedas en oro, con valor nominal de 50 euros, dedicado al tema principal de las obras del pintor austriaco: las mujeres. Entre ellas destacó la dedicada a su famosa obra “El beso”.

La moneda realizada en la Ceca de Viena tuvo una acuñación máxima de 30.000 piezas, conteniendo 10 gramos de oro fino de 986 milésimas. El anverso fue por Thomas Pesendorfer, mientras que el reverso es obra de Helmut Andexlinger.

En el anverso de la moneda representa al artista Gustav Klimt posando en el lado derecho con una de sus muchas batas de pintura preferidas, imagen acentuada por algunas volutas y el patrón que es una parte clave del mundo “Jugendstil” o Art Nouveau. El retrato de la cabeza y el hombro aparecido en el marco cuadrado es de Emilie Floge, con su conocida espesa cabellera. Mientras que el reverso cuenta con un primer plano de “El Beso”, junto con muchos de los patrones geométricos intrincados como en la obra maestra original de Gustav Klimt.

Fuente de las imágenes de las monedas: https://www.muenzeoesterreich.at

Fuente de las imágenes de Klimt y de sus cuadros: Wikipedia