www.oroinformacion.es

Donald Trump quiere hacer grande al oro otra vez

Donald Trump quiere hacer grande al oro otra vez
Ampliar

La victoria de Donald Trump en las elecciones a la Presidencia de los Estados Unidos han disparado las elucubraciones sobre el impacto que su llegada a la Casa Blanca va a tener sobre los precios del oro. Y la opinión general de los analistas es positiva: la presidencia de Trump va a suponer un revulsivo para los precios del oro si se llevan a cabo las reformas que se han anunciado durante la campaña electoral. Incluso, hay quien aventura con un regreso del sistema monetario estadounidense al patrón oro, en detrimento del poder de la Reserva Federal, lo que sería una excelente noticia para este valor refugio.

Aunque las cotizaciones registradas en los días inmediatamente posteriores al pasado martes electoral han supuesto leves pérdidas en la cotización del oro (1.256 dólares por onza en el mercado londinense el viernes 11, tras haber registrado un breve alza a 1.337 dólares por onza), las expectativas de los analistas siguen siendo favorables para los inversores en este metal.

Y es que la llegada del inquilino más polémico al número 1.600 de la Avenida Pennsylvania de Washington puede desencadenar una venta masiva de activos de riesgo y una consecuente alza del precio del oro que, según los analistas, podría alcanzar los 1.500 dólares por onza.

Según James Steel, analista de metales de HSBC, “el oro se está comportando a la defensiva, acosado por las expectativas de crecimiento. Los inversores tienen la impresión de que las políticas favorables al crecimiento que trae la nueva Administración Trump pueden resultar muy positivas para otros activos”. Sin embargo, Steel cree que la actual caída tendrá un suelo en los 1.255 dólares por onza, impulsado por las crecientes compras de oro físico en China.

Más positiva aún es la opinión de los analistas de Metals Focus, recogida por Bullion Vault: “creemos que una victoria de Donald Trump es positiva para el oro, aunque no parece que vaya a cambiar las reglas del juego”.

En efecto, la previsión de Metals Focus sobre la evolución del precio del oro aventura un pico de 1.350 dólares por onza entre mediados de noviembre y finales de año, con un máximo de 1.460 dólares por onza para 2017. “La incertidumbre que la elección del nuevo presidente introduce en la política económica interior y exterior de la mayor economía y la primera potencia militar del mundo debería servir para impulsar el interés en activos refugio”, concluyen.

Desde Reuters apuntan unos datos interesantes: mientras el oro se dejaba más de un 1% de su cotización el pasado jueves, 10 de noviembre, el dólar alcanzaba su máximo en tres meses y medio frente al yen. Todo ello, mientras los mercados sopesaban el impacto que las políticas del nuevo presidente podrían tener en el crecimiento económico.

Los planes de Trump de impulsar la construcción y acometer importantes rebajas fiscales podrían incrementar el déficit presupuestario lo que, de paso, beneficiaría al oro. Pero el presidente electo también ha manifestado su objetivo de impulsar el crecimiento de la economía estadounidense, lo que podría beneficiar al dólar y afectar al oro, cuyo precio de establece en dólares.

Por su parte, los analistas de State Street Global Advisors creen que las políticas de Trump van a tener implicaciones inflacionarias, lo que va a afectar de manera positiva al mercado del oro a medio y largo plazo.

Desde Goldman Sachs, los analistas lo tienen claro y aseguran que la incertidumbre creciente respecto al futuro de la economía de EE UU garantiza al oro un puesto en cualquier cartera de inversión.

¿Vuelta al patrón oro?

En medio de estas perspectivas positivas para el metal dorado con la nueva Administración Trump, Jason Hamlin, de Gold Stock Bull, lanza un aviso: el nuevo presidente estadounidense podría impulsar una vuelta al patrón oro para despojar de su poder a la Reserva Federal.

Según Hamlin, varios asesores económicos de Trump son defensores del oro y podrían aconsejar al presidente la vuelta a un sistema monetario basado en el patrón oro, con la disciplina financiera que ello conlleva. Entre ellos estaría John Paulson, asesor económico de Trump conocido por sus inversiones en oro a través de Paulson&Co, que es actualmente el quinto mayor inversor institucional del SPDR Gold Trust. Y Judy Shelton, también asesora del presidente y codirectora de Atlas Sound Money Project, quien en una reciente entrevista publicada por la revista Fortune respondió así a una pregunta sobre si introduciría algún cambio en la política monetaria: “por lo que se refiere al papel de que debe desempeñar el oro, algunos pueden pensar que es una vuelta al pasado, pero yo lo veo como una apuesta sofisticada y a largo plazo, porque el oro es neutral y universal. Es un sustituto del dinero que trasciende fronteras y tiempo. Si se analizan las reservas de los países más importantes, se verá cómo la mayoría son de oro, lo que demuestra que no es una reliquia de los bárbaros”.

"una victoria de Donald Trump es positiva para el oro, aunque no parece que vaya a cambiar las reglas del juego”.(Bullion Vault)

Aunque tras la toma de posesión de Donald Trump como nuevo presidente de los Estados Unidos, el próximo 20 de enero, no se produzca un regreso completo al patrón oro, un pequeño incremento en el uso del oro en el sistema monetario estadounidense podría tener implicaciones importantes para el precio del mismo. Y eso hay que tenerlo en cuenta a la hora de incluir el oro en las carteras de inversión, porque su rentabilidad, en este caso, podría dispararse.

Pase lo que pase, parece que Trump y el oro hacen buenas migas. Una prueba: la compañía italo-rusa Caviar acaba de lanzar al mercado una funda de oro para Iphone 7, que incluye un grabado de la imagen de Trump y su lema: “hagamos grande a América otra vez”. La funda sólo cuesta 3.082 dólares… al fin y al cabo, es una inversión en un valor seguro.